miércoles, 28 de mayo de 2014

Carta abierta a EB, PIRATA, Partido X

Desde hace muchos años que no voto a ningún partido mayoritario. Prefiero tener la conciencia tranquila por haber votado a quien defiende mis posturas políticas, aunque sepa que casi seguro que no obtendrá representación, a votar a los partidos del establishment sólo por aquello del voto útil, que, al final, es el más inútil de los votos.

Ahora bien, precisamente a estos partidos se les debe pedir más autocrítica y más realismo que a los demás, puesto que tienen que ganarse nuestra confianza. Los que ya tienen representación, sabemos que son capaces de estar ahí; con los pequeños aún no lo sabemos, y han de convencernos.

Es por eso que me gustaría decirles a cada uno de estos tres partidos mi impresión de su situación actual. A cada uno de ellos lo he votado en alguna ocasión, y naturalmente me interesé por su planteamiento antes de darles mi voto, así que considero que mi opinión puede ser de alguna utilidad.

Escons en Blanc/Ciudadanos en Blanco

Hace ya años colaboré con ellos incluso dejando que me incluyeran en su lista en unas elecciones generales. Me gustó (y me sigue gustando) la idea de que el voto en blanco pueda tener una representación real. Sin embargo, nunca han obtenido representación, excepto, creo recordar, en unas municipales en las que consiguieron dejar en blanco algún puesto de concejal.

Creo sinceramente que esta opción ha perdido parcialmente su sentido. Nació en un momento en el que para la mayor parte de la ciudadanía no existían partidos más allá de los conocidos, todos ellos con un estilo anticuado y mayoritariamente salpicados por la corrupción. Pero la aparición fulgurante de otras iniciativas como PIRATA, PartidoX y muy especialmente Podemos, con su espectacular entrada en el Parlamento Europeo, hace más discutible que un ciudadano pueda decantarse de manera responsable por dejar el escaño en blanco, habiendo opciones reales a las que votar que resultarían más útiles para cambiar el sistema; partidos más democráticos y abiertos que los de hace 10 años.

Probablemente no esté mal que EB siga existiendo, pero creo que cada vez tiene menos sentido.

PIRATA

También llegué a colaborar con los piratas en su momento. Me pareció una opción interesante porque la libertad de expresión en Internet, de la que nuestra libertad depende en gran medida, se veía cada vez más amenazada.

Sin embargo, este movimiento político, que comenzó con bastante fuerza en Suecia, nunca cuajó en España. El partido pirata español nunca llegó a despegar por culpa de discusiones interminables entre sus partidarios, y acabó perdiendo fuelle. Nacieron entonces algunas iniciativas regionales, como Pirata.cat, que al principio pareció recuperar la ilusión inicial, pero nuevamente han acabado cayendo en el olvido.

Por otro lado, incluso a nivel europeo, el movimiento ha perdido fuerza. En Suecia, donde nació, no han conseguido representación para Europa (anteriormente sí la tenían). En Alemania, país donde desde hace unos años parece que tiene más fuerza, sólo ha sacado un eurodiputado por los pelos. En España han obtenido un pobre resultado de tan solo 38.422 votos. Lejísimos de los casi 300.000 que hacían falta para tener representación.

Personalmente, creo que deberían replanteárselo. Lo que nació como un movimiento dinámico y novedoso, parece estar anquilosado. Por ejemplo, la página web de pirata.cat aún no tiene ninguna nota publicada comentando los resultados de las europeas (o si lo tiene está muy bien escondido).

Por otro lado, su propio nombre en su día fue muy criticado y es cierto que sigue siendo un handicap importante. Para mí ya está bien, pero no podemos negar que para una buena parte de la ciudadanía, es un estilo demasiado friki. Así es muy difícil avanzar.

Por último, la gran aportación de PIRATA, que era la democracia directa, ya está contemplada en otras alternativas políticas surgidas recientemente, y que no tienen esa aureola de frikismo que acompaña a esta formación.

Partido X

Tengo que decir que esta iniciativa me sorprendió por su seriedad y coherencia. También me gustó de qué manera aceptan la diversidad de opiniones, sin alinearse ni a izquierda ni a derecha, sino afirmando que todo el mundo tiene algo que aportar. Además, en sus filas hay algunas personas que actuaron realmente contra la corrupción, especialmente su cabeza de lista, Hervé Falciani. Por todas estas cosas les di mi voto en estas últimas europeas.

Ahora bien, viendo las cosas en retrospectiva, hay que aceptar varios detalles:

  • El planteamiento, aunque filosóficamente impecable, quizás es demasiado etéreo para la mayoría de la población. La gente quiere que te posiciones, al menos en algunas cosas, eso de apostar por la diversidad es difícil de asimilar. El propio nombre de Partido X resulta inquietante y extraño. He leído a una representante diciendo que no le gustaba mucho la opción de Podemos porque estaba demasiado escorada a la izquierda y que ellos querían recoger todas las sensibilidades. Tiene razón, pero al mismo tiempo se trata de una apuesta que a la gente le va a costar más asumir.
  • El éxito de Pablo Iglesias demuestra que la gente necesita caras reconocibles. De hecho, el propio Partido X ha obtenido unos resultados nada despreciables (más de 100.000 votos) en buena medida gracias a la figura de Falciani. Pero al encontrarse éste, en cierto modo "en busca y captura", no es tan fácil que aparezca en los medios, con lo que Partido X pasa a ser una más de las muchas formaciones políticas desconocidas.
  • Opciones como la democracia directa ya están parcialmente recogidas por otros partidos, y no resultan tan novedosas. El propio partido de Pablo Iglesias, aunque tiene un programa concreto, propone consultar a los ciudadanos las cuestiones más importantes. Por tanto, otras formaciones como Partido X ya no resultan tan interesantes. Este equilibrio entre lo que ya está prefijado por el programa y lo que más tarde se le preguntará a la gente, creo que es más asimilable que una postura ambigua, sobre todo en una sociedad como la española, con escasa educación democrática y poco acostumbrada a decidir por ella misma.

Ojalá Partido X crezca y llegue a plantearse como una alternativa más equilibrada a la quizás demasiado izquierdosa Podemos, pero creo que eso sería más bien a medio plazo. En el momento histórico actual quizás es una opción demasiado avanzada a su tiempo.



Espero que todas estas formaciones sepan tomar las decisiones adecuadas para su futuro, de la manera más productiva posible para la sociedad.

6 comentarios:

richard wayne dijo...

"Opciones como la democracia directa ya están parcialmente recogidas por otros partidos, y no resultan tan novedosas. El propio partido de Pablo Iglesias, aunque tiene un programa concreto, propone consultar a los ciudadanos las cuestiones más importantes. Por tanto, otras formaciones como Partido X ya no resultan tan interesantes."

Por favor, hagamos un ejercicio de comparación. El programa Democracia Y Punto del Partido X no tiene ni punto de comparación con las medidas puntuales e insuficientes de Podemos. Hago un llamamiento público a leerse bien el programa, por favor. Sólo así se verá que el Partido X no propone democracia directa, por ejemplo, si entiendes esta como la que funciona a base de que todos voten todo.

Súmale la extensión, rigor y viabilidad (explicado está cómo se haría y con qué dinero) y verás por qué no estoy de acuerdo con la pérdida de atractivo del Partido X.

Evidentemente es mi opinión... :S

dani dijo...

Claramente, desde fuera, se ve que estáis diciendo casi lo mismo. El artículo parte de la base de que él votó a partido X. Solo hace reflexiones críticas cara al futuro. Lo que es saludable.

No me parece mal que en el principio no haya una cara mediática, ni un posicionamiento claro. Porque el posicionamiento ideológico de una Red ciudadana lo tiene que dar la propia Red y esta tiene que crecer antes de posicionarse. Es una entelequia lógica. Y un plan a medio -largo plazo. No una cara mediática con un programa muy bonito, sino unas premisas de lo que nosotros debemos construir.

La analogía de izquierda
izquierda y derecha hace referencia a un movimiento en el mismo plano. Y esta obsoleta. El espacio se compone de infinitos planos. Delante y, sobre todo, detrás, se mueven muchas cosas. Y cada vez más. Por eso, el posicionamiento ideológico es "transversal ". Salgamos del plano en el que nos movemos como los marcianos del juego, y demos un paso en el eje z,en la tercera dimensión. Cuantos más seamos, más sabremos si vamos hacia la izquierda, la derecha o al centro, pero como complemento a la transversalidad propuesta.

Esperaremos el siguiente movimiento de la Red ciudadana. Y yo seguiré apostando por esa transversalidad.

Saludos

monsieur le six dijo...

richard, como bien apunta dani, yo ya estoy de acuerdo con el programa de Partido X. Como ya he escrito más arriba, su planteamiento me parece filosóficamente impecable, y de hecho les di mi voto en estas últimas elecciones europeas. Claro que no tiene ni punto de comparación con lo que propone Podemos, pero lo que panteo es que la gente no tiene ahora mismo una educación democrática suficiente como para asimilar una propuesta tan aséptica como la de Partido X. Nos guste o no, todavía necesita ver rostros, identificarse con una persona que proponga lemas, etc.

Quizás Partido X sea, como dice dani, un planteamiento a medio-largo plazo. Pero el problema es que se acaba el tiempo y se necesita también un planteamiento a corto. Las elecciones generales son el año que viene, y es imprescindible que alguien tome el relevo de la obsoleta estructura política que nos gobierna; que mientras tanto nos planteemos cosas más sofisticadas está bien, pero también hay que dar respuesta a la amenaza inmediata.

En un medio-largo plazo, Partido X tiene mi apoyo y mi voto, pero quizás para llegar al perfeccionismo que supone, sea necesario pasar por una etapa intermedia.

dani dijo...

Yo creo que el cortoplacismo es un error. O bien, como solución de urgencia que actúe como "collejazo " al establishment,ya está podemos. No hace falta hilar más fino en esta fase. Yo hubiera preferido otra cosa, pero como golpe, vale.

Por si propia concepción, el partido x (yo prefiero llamarlo Red ciudadana) no puede ser una alternativa de poder hasta que la Red no sea lo suficientemente grande. Por lo tanto, toca esperar.

Como decía Gil Scott Heron, la revolución no estará televisada. Lo hemos visto con el 15M. Sin cobertura ha dado un vuelco y ha abierto una alternativa. Por ahora, basta.

Saludos. Acabo de descubrir tu blog peo me parece interesante

richard wayne dijo...

Perdón, monsieur, lo entendí mal. Muy de acuerdo con tu puntualización. Y no tengo opinión sobre las estrategias que proponéis. Soy muy mal estratega... :)

Ramonet dijo...

Monsieur, lamento muchísimo escuchar de Ud., y por partida doble, que Escaños en Blanco carece de sentido.
Casi 500.000 electores eligieron votar en blanco o a Escaños en Blanco el pasado 25 de mayo, y parece que a Ud. no le parezca importante ni representativo.
Una cifra que representarían DOS escaños vacíos de disponer de una Ley Electoral moderna y adaptada al siglo XXI.
Una lástima que olvidemos los principios democráticos, y que una parte importante de los ciudadanos no-representados queden permanentemente excluidos del juego electoral.
Me reservo mi opinión sobre el Partido X y su nº 1 Falciani, porque evidentemente no me representan.