martes, 17 de febrero de 2009

¿1984 o el paraíso?

Ya hace unos días comenté algo sobre las redes sociales. Hoy me gustaría abordar un tema relacionado y del que se está hablando mucho últimamente: la privacidad.

Frente a las dos posturas radicales sobre las consecuencias de la difusión de nuestros datos por Internet, mi visión es que ni es para tanto, ni tampoco puede uno descuidarse. Hay quienes creen que la existencia de redes como facebook es poco menos que la materialización de la obra 1984. Otros piensan que, al contrario, es un paraíso, una manera fantástica de promocionarse como profesional y de captar amistades, y restan importancia al hecho de que se pueda saber algún dato personal o que se puedan ver nuestras fotos del fin de semana. Yo lo que constato es que:
  1. En una red social, a fin de cuentas, tú publicas lo que quieres. Si quieres subir una foto tuya, la subes. Si en su lugar quieres poner un teleñeco, pues pones un teleñeco. Nadie te va a pedir explicaciones.
  2. Normalmente, no estás obligado a publicar ninguno de tus datos, ni a asegurar que sean correctos. Hay montones de personas dadas de alta con nicks en lugar de su verdadero nombre, o que dicen vivir donde no viven, etc. Yo mismo, en tuenti, tengo algunos datos falsos, porque no quería darlos y no encontré cómo evitar que me los pidiera. De hecho, usar nicks es una práctica totalmente normal y tradicional en Internet. Frente al vicio de cotillear, la virtud de mentir, por así decirlo.
  3. Suele haber opciones para restringir el acceso de los demás usuarios, y que sólo puedan ver tus datos quienes tú aceptas como amigos. Luego será tu responsabilidad ir "agregando" a diestro y siniestro o hacerlo cuando realmente es prudente.
  4. Es cierto que tus contactos pueden subir fotos sin que tú lo evites, pero al menos puedes borrar la etiqueta en la que apareces, lo cual dificulta que te busquen y te reconozcan (a menos que te encuentren por casualidad y te conozcan lo suficiente como para reconocerte, pero eso ya es algo inevitable, dentro y fuera de la red).
  5. Cuando te dejas fotografiar en alguna parte, normalmente es también tu responsabilidad al dejar que te la hicieran. Rara vez se publica una foto hecha por sorpresa; por lo general se suben fotos en las que el retratado quería aparecer y no le importó que se la sacaran con una máquina que no era suya. Una vez aceptado esto, parece ilógico lamentarse de que la haya visto medio mundo. Haberte apartado.
  6. Lo mismo que ocurre con las fotos ocurre con los comentarios. Si de verdad no quieres que todo el mundo se entere de algo que le dijiste un día a un contacto, pues usa los mensajes privados, que para eso están, y no lo pongas en su muro. Tan fácil como eso.
En realidad, el problema de fondo es: ¿Para qué queremos las redes sociales? Esta pregunta tiene diferentes respuestas. Para algunos, sirve para promocionar sus canciones, videos, libros... Para otros, sirve simplemente para mantener contacto con los amigos y para recuperar viejos contactos ya perdidos. Otros las usan para ligar. Otros simplemente por exhibicionismo. Otros, en fin, porque les llegó la invitación y aceptaron, con la idea de ver qué tal estaba aquello. Según el objetivo que se marque cada uno, tratará su privacidad de modo diferente. Alguien que está en la red para promocionarse, probablemente publique direcciones e incluso teléfono de contacto. Quien la use para ligar, seguramente introducirá su estado civil y sus tendencias sexuales, cosa que otras personas distarán mucho de hacer. Quien sólo busca mantener sus contactos, pondrá pocos datos y aceptará pocas amistades nuevas. Cada cual hará lo que toque según sus necesidades.

En definitiva, lo que pienso es que la privacidad es algo importante, pero que no está en tan grave riesgo si uno la sabe cuidar. Yo nunca he publicado mi número de teléfono en ninguna parte; quien lo hace es porque quiere, que no se queje luego si le llaman desconocidos. Nunca subo fotos (excepto la del perfil, porque sí me parece aceptable que se sepa que soy yo) y si veo alguna subida por otro usuario en la que no me interesa aparecer, le borro la etiqueta. No acepto amistades sospechosas, aunque estoy abierto a casi cualquiera; pero si alguien me agrega como amigo y a los tres días no me ha enviado un triste mensaje, ya se puede dar por borrado. Tampoco pongo nada de mis ideas políticas, tendencias religiosas, etc. Mis amigos ya las conocen y quienes no son mis amigos no tienen por qué conocerlas. Aún así, tampoco me parecería grave expresarlas, puesto que en este mismo blog las digo bien claras. Mis ideas no son tampoco ningún secreto. En resumen, no pongo nada que no se pueda averiguar fácilmente por algún otro medio, con lo cual, en el fondo, me da lo mismo que esté ahí puesto. Me parecería demasiado radical no participar en una red que me viene bien para contactar con otras personas, con el único argumento de que alguien puede verme la cara y saber en qué ciudad vivo, pues no mucho más es lo que tengo publicado. Resumiendo, yo diría que nuestra privacidad depende básicamente de nosotros mismos, no podemos echarle la culpa a Internet.

5 comentarios:

Sonia dijo...

El problema está en que no todo el mundo tiene la suficiente cabeza como para saber usar los datos propios y ajenos.

Es decir, tu probablemente tengas mi número de teléfono y sepas en qué localidad vivo, etc. con eso puedes crear un perfil falso con mis datos, puedes conseguir que me envíen correos basura constantemente...

Lo lógico sería lo que tu comentas, que cada cual hiciera con sus datos lo que le viniera en gana, que para eso son suyos, pero siempre hay que tener en cuenta que cualquiera los puede ver.
Tu eres mayor de edad y te la chufla porque sabrías como reaccionar, pero para un jovenzuelo que pasa la vida colgado en tuenti y en facebook, la cosa cambia.

No se si me explico, lo siento si no se me entiende pero tengo un torrijón mental que ni yo me tengo...

el_Caido dijo...

Aquí otro con una torrija mental en la cabeza.

Te recomiendo que leas las condiciones de uso, la letra pequeña, vamos, de redes como facebook. Yo lo hice en su día y había cosas que no me cuadraban en exceso, especialmente lo relacionado con el tratamiento de tu información con third parties. Ahora no podría asegurarlo, pero creo que ponía de forma bastante explícita el hecho de que tu información debía ser 100% real, por lo que comentas del uso de nicks y parámetros inventados, pudiendo meterte un pequeño puro en caso de no ser así.

Un saludo.

monsieur le six dijo...

Pero bueno, ¿qué os pasa a todos que tenéis tanta torrija mental? :P

Habría que leerse las condiciones en concreto, como dices, pero en cualquier caso no creo que el "puro" que pueda caerte vaya más allá de cerrar tu cuenta (cosa que dudo mucho que vayan a hacer porque no ganan nada con ello). Evidentemente no te va a caer una multa por poner Monsieurlesix en lugar de Pablo, y cosas por el estilo, me juego lo que quieras. No les interesa para nada.

Lo que sí les interesa es hacerse con la propiedad intelectual de los contenidos que subes, para luego usarlos, cosa que han intentado estos días, pero de la que facebook al menos ha desistido ante la avalancha de críticas de la gente. Tuenti, en cambio, creo que sigue con la política de apropiarse de todo lo que subes. Pero es que volvemos a lo mismo: si la política de la red es esa, es tan sencillo como no subir nada, excepto aquellas fotos y videos que te importe un comino que acaben siendo usadas por quien sea. A veces, si lo que te interesa es promocionar algo, no está tan mal (por ejemplo, el cartel de un festival, y cosas así).

Como dice Sonia, el "problema" es quizás que mucha gente incauta se confíe y luego se arrepienta de haber subido tal o cual cosa, pero claro... es que la vida es así en todos los aspectos. Si yo conozco tu número de teléfono y quiero putearte lo puedo hacer de muchas maneras sin necesidad de internet; de hecho, los operadores de telefonía ya lo hacen con sus agresivas campañas comerciales.

Sonia dijo...

Será que el 18 de febrero es el "día de la torrija mental"...

Yo lo que si que escuché es que Facebook, cuando borras tu cuenta, se queda con tus datos para que las conversaciones que has tenido (vease un muro a muro o similar) sigan teniendo orden y lógica...vamos, que aunque quieras desaparecer supongo que tu foto y tu nick saldrá en las páginas de los demás.

Una manera más de decir que se quedan con nuestros datos un poco camuflada, vamos.

Como tu dices, Monsieur, la cosa está en que cada uno suba lo que quiera, sabiendo que cualquier colega puede verlo... y los colegas de los colegas y demás personas.

Huy, yo no sabía eso de que es "obligatorio" poner los datos 100% reales, la de veces que he puesto móviles inventados o direcciones de Sebastopol...(estaré en busca y captura por ello? xDDD)

Johnny Tastavins dijo...

De acuerdo en todo, salvo en que no me fío que el Administrador de la Red Social, o un hacker que pase por ahí determine publicar cosas que yo quería restringir. A partir de ahí, estás en el "muro", te guste o no.

Por supuesto, mi teléfono no va a aparecer en ninguna web porque no se lo vy a dar a ningún pirado, es más, pedí a Telefónica hace tiempo que me eliminara de sus páginas blancas. Algo que recomiendo, dado que desde entonces recibo muchas menos llamadas de operadoras de internet ofreciendo las mil maravillas.