jueves, 26 de febrero de 2009

A la música española le faltan cojones

Esta frase salió de mi boca hace un par de días mientras discutía con una amiga sobre el hilo musical que nos estaban poniendo en el bar en el que tomábamos algo antes de emprender un bonito paseo por Montjuïc. La he recordado hoy también a la hora del café, que a veces comparto con algunos compañeros del trabajo, y donde tienen la simpática manía de poner siempre una música aburridísima, en la que últimamente no falta nunca la empalagosa de Amaia Montero. Y es que cuando uno escucha la música de este país que suele sonar en las radios y en los locales donde hay hilo musical, le entran ganas de cortarse las venas. Canciones ñoñas, melancólicas, flojas, decadentes. No desprende energía ni vitalidad, y acaba sumiéndole a uno en un estado de tristeza del que difícilmente se puede salir de otra manera que escuchando alguna banda extranjera. Los ejemplos son infinitos: Amaral, Alex Ubago, El canto del loco, la ya mencionada Amaia Montero y su anterior banda, La oreja de van Gogh,... Y ojo, no es que muchas de estas bandas sean malas; a mí me parece que, por ejemplo, La oreja de van Gogh ha compuesto algunos de los mejores temas del pop español. Se puede ser bueno, aún siendo ñoño, está claro. El problema es que estas bandas son, en general, tan deprimentes, que a veces a uno le entran ganas de que caiga una bomba H y se los lleve a todos por delante.

Hablo lógicamente de la música "para el gran público". Claro que en estilos más minoritarios como el punk o el heavy se pueden encontrar temas potentes, llenos de rabia, de vitalidad y energía; pero son estilos minoritarios, y de muy escasa repercusión en los grandes medios. También es cierto que hay bandas que, sin ser especialmente duras, no caen en esa onda melancólica y llorona del pop, pero eso suele ocurrir por ejemplo con grupos del estilo de Los mojinos escocíos, que son un caso aparte y que, a fin de cuentas, hacen música en plan de cachondeo. Mientras nos movamos dentro de los "triunfitos" y del pop más difundido por los medios, no saldremos de la lágrima fácil y la depresión.

Os preguntaréis: Bueno, y ¿qué se supone que tendrían que hacer? Hombre, pues no sé cómo está ahora mismo el panorama más popero y comercial, porque no me va mucho, pero desde siempre recuerdo a bandas inglesas o de otros países hacer cosas algo más animadas y no tan asquerosamente decadentes. ¿Por qué aquí resulta tan difícil dejarse de mariconadas y hacer algo con un poco de gracia? No hace falta lanzarse con una espada a cortar cabezas a lo Manowar, simplemente ponerle algo de garra. ¿Es realmente tan complicado?

Imagen: http://perlasdetv.blogspot.com/2007/12/oos-enaltecidos.html

3 comentarios:

popi2000 dijo...

Hay un montón de grupos españoles buenos! Por ejemplo, Bunbury, 091, Lagartija Nick, La Habitación Roja, Los Planetas, Niños Mutantes, y no sigo porque no acabaría nunca..

Una forma "cojonuda" de descubrir grupos nuevos o similares a tus propios gustos es lastfm.es dónde puedes hacerte tu propia radio para oir por intenné, te dejo un par de enlaces con más info:

http://www.error500.net/nuevo_last_fm
http://es.wikipedia.org/wiki/Audioscrobbler

monsieur le six dijo...

Pero si yo en ningún momento he dicho que sean malos. Es más: algunos de los que menciono me parecen muy buenos... pero en su estilo, claro. Es el caso de LODVG. Y lo que me desespera es que ese estilo es, casi siempre (no dudo de que haya excepciones, eso es evidente) ñoño y flojo. Exceptuando a Bunbury, todos los que nombras tienen una repercusión mínima en los medios, en comparación con los que he mencionado. Claro que hay gente buena y con un estilo vivo, pero lo que comentaba era que no son los que ponen, por ejemplo, en el bar en el que puedas pararte por el centro a tomar un café.

Sí, tengo cuenta en lastfm, y alguna cosa he descubierto por allí, aunque nunca me ha acabado de enganchar del todo.

Un saludo, y gracias por comentar.

Sonia dijo...

Yo creo que en los bares de cafés y charlas ponen determinados estilos y canciones porque son las que más pie dan a la conversación.

Me explico: si ponen canciones más "cañeras" igual el personal se distrae y la conversación desaparece.

O más bien,por lo que yo me inclino más, es porque es lo que suena en ese momento en las radiofórmulas.
A mi también me gustaría poder escuchar otras cosas que no fueran las mismas dos canciones de siempre (Amy y LODVG), pero jomío, ya sabes que en música hay cosas que nunca cambiarán...