martes, 13 de noviembre de 2007

El rey sin chuleta

Estos días no se habla de otra cosa, tanto en la red como fuera de ella. Lo de los políticos montando el espectáculo ya está muy visto, pero que el rey de España le suelte al presidente de Venezuela un espontáneo "¿pero te quieres callar?" es demasiado bueno como para no opinar sobre ello. Y puesto que a estas alturas todos el mundo ha opinado ya, pues opino yo también, que para eso están los blogs.

En general, exceptuando a unos pocos forofos de Chávez, o algún sudamericano resentido con España (que desgraciadamente los hay, y por lo visto no les avergüenza identificarse con alguien como Chávez), o alguna de esas típicas personas que siempre tienen que ir contra corriente para parecer originales e inteligentes, como si supieran algo que los demás no sabemos, lo cierto es que las opiniones coinciden bastante. No hay más que leer los comentarios de los lectores en los medios y blogs: hay coincidencia general en que Chávez dio un espectáculo lamentable, como de costumbre, Zapatero estuvo diplomático y correcto, y el rey dijo lo que todo el mundo hubiera querido decir en ese momento.

Sobre Chávez y Zapatero hay pocas cosas a comentar. El primero hizo eso a lo que ya nos tiene acostumbrados, para mayor vergüenza de los propios venezolanos, que sin duda hubieran querido poder decirle lo mismo que el rey: que se callara. Zapatero también estuo en su linea, y no se le puede criticar gran cosa, excepto, como bien apunta Javier Ortiz, que el hecho de que Aznar sea español no es argumento para defenderle; habrá otros, pero ese no. Sin embargo, salvo este detalle (que no es lo fundamental para mí), creo que el presidente hizo lo correcto.

Las discrepancias vienen ante el estallido de carácter de Juan Carlos I. Ciertamente, no estamos acostumbrados a que el rey diga lo que piensa, sino más bien a que lea alguno de esos aburridos textos que alguien le escribe, y que suelen comenzar con el famoso "Es para mí motivo de honda satisfacción..."

Por lo que he podido ver, hay dos bandos: los que creen que hizo lo que debía, al expresar lo que en el fondo todos pensábamos, y los que creen que tuvo un tono inadecuado para un encuentro de este tipo, a pesar de que su reacción reflejase el sentir general. Aún encontrando respetables todas las opiniones, mi natural aversión a lo políticamente correcto (ampliamente expresada en este blog) me lleva a defender al rey en esta ocasión. Sí, quizás puede ser una reacción algo inadecuada y poco "respetuosa", pero qué queréis que os diga, hay momentos en los que uno tiene que salirse del protocolo. Chávez estaba chuleando a la delegación española, esa es la verdad. No sólo se había permitido el lujo de llamar fascista a un presidente elegido democráticamente, sino que no dejaba hablar a Zapatero y pretendía usar la cumbre para hacer política personal. Eso es inadmisible y había que pararle los pies. Si la presidente de Chile, anfitriona de la reunión, no quiso o no supo hacerlo, y Zapatero, en su linea de "diálogo por encima de todo" tampoco, pues alguien tenía que dar la cara contra el fantoche de Chávez. Supongo que la ventaja de los reyes es esa: como no tienen que afrontar las elecciones, pueden decir lo que piensan sin electoralismos.

He leído por ahí algún comentario de personas que dicen que si se hubiera callado también se le criticaría por ser una especie de monigote, y que ahora por haber dado la cara se le critica igual. Es cierto, a veces no se sabe qué es lo que la gente quiere, parece que todo esté mal. Y es que analicemos la frase: el rey no ha insultado a Chávez, ni le ha dado de hostias, ni ha llamado a la Legión contra él; simplemente le ha parado los pies cuando estaba chuleando al presidente del gobierno. ¿Que al hacer eso no cumple el protocolo? Sí, pero qué queréis que os diga: creo que a la política actual le sobra corrección y protocolo, y le falta capacidad para decir las cosas como son. Y ojo: quizás eso incluya también soltar que Aznar era un fascista, pero si llamas fascista al ex-presidente de un país, luego no pongas el grito en el cielo cuando te intenten parar los pies. Tú te lo has buscado; y aún fueron diplomáticos con Chávez, le podrían haber soltado con mucha razón que él es tanto o más fascista que Aznar (y si no que se lo pregunten a los venezolanos). Puestos a eso...

Yo lo que sí tengo clara es una cosa: me resulta mucho más interesante lo que se dice sin chuleta que con ella. Esta frase del rey, acertada o no, pasará a la Historia, mientras que todos esos hinchados discursos que se limita a leer, se olvidarán para siempre.

Imagen: http://commons.wikimedia.org/wiki/Image:Fleur-de-lis.svg

1 comentario:

La interrogación dijo...

Aunque ya me explayé ayer en dar mi opinión al respecto me repetiré. Para mi el rey no debió de salir de esa forma tan chabacana. Yo lo siento pero el rey no es ni puede ser como los demás, si no, que deje de ser rey.

Hala, he dicho, eh? pero de buen rollito, venga. jaaaj

Besos