miércoles, 16 de enero de 2008

La redes sociales que no son 2.0

Si hay una portal de Internet (entre los más famosos) que resulte verdaderamente pesado y horrible por su diseño y su difícil manejo, es MySpace. Páginas caóticas, que los usuarios aún empeoran más llenándolas de videos e imágenes, configuración relativamente extraña a través de scripts que, por alguna misteriosa razón, hay que pegar en ciertos campos del perfil personal teóricamente destinados a información del usuario... Es uno de los engendros más horribles de los últimos años. Sin embargo, la masiva participación la ha hecho grande. La multitud llama a la multitud, y ha llegado un momento en que raro es aquel que no tiene su página de MySpace. Existen otras "redes sociales", pero no tienen ni de lejos el alcance de esta.

Personalmente, no me gustan mucho estas redes. Llegué a crear un perfil en Hi5 y otro en MySpace, pero no los uso prácticamente para nada que no sea responder a las ocasionales peticiones que me llegan para agregar a alguien a mi lista de "amigos". Creo que también debo tener creado un perfil en alguna otra red, pero ni me acuerdo. La verdad es que, mirándolo globalmente, sólo veo un cierto interés en aquellas páginas dedicadas a grupos de música, más que nada porque siempre puedes escuchar dos o tres canciones y ver alguna foto para hacerte una idea de cómo son. Pero lo peor no es el diseño, sino la impresión de "mucho ruido y pocas nueces" que nos deja en cuanto caminamos un poco por ella.

Se habla mucho últimamente de la "web 2.0", esa en la que los protagonistas somos nosotros, frente a la web clásica, en la que simplemente se vertían contenidos en forma de páginas HTML. Se defiende la nueva idea argumentando que de este modo la red está más cerca de las personas, y que se interactúa más, sirviendo de este modo de auténtico medio de comunicación, y no de difusión. Sin embargo, creo que hay partes de la "web 2.0" que en realidad no aportan tanta interacción, y siguen siendo poco más que un escaparate, como ya lo era la primera web. Para ser realistas, hay que admitir que la interacción en esas redes suele ser más bien escasa. Sí, hay un sistema de comentarios que permitiría, en teoría, una especie de "diálogo", pero en la práctica no es así, sino que se llena en un 90% de mensajes tipo "gracias por agregarme"
o "que pases un buen fin de semana".

Para mí, la auténtica web 2.0 la forman los foros y blogs; y es que mientras que en un foro se habla de diferentes temas y en un blog los visitantes tienen la oportunidad de comentar un artículo, en una red social no hay tema alguno, y por tanto todo se dedica a saludos, felicitaciones de cumpleaños, o propaganda del tipo "visita mi página y dinos qué te parecen nuestras canciones".

Muy diferentes son los foros, herederos de las antiguas news. En ellos el objetivo no es "promocionarse", sino conversar; pero curiosamente, el hecho de conversar hace que las personas que lo forman se conozcan mejor que en las redes sociales, donde aparte de ver la cara de la persona y algunos datos de sus gustos, no puedes penetrar mucho más en su carácter. En un foro, aunque parezca que el núcleo son los temas de los que se habla, al final en realidad el núcleo acaban siendo las personas mismas. Por eso creo yo que cumplen mucho mejor la función de red social. De hecho, no hay otro contenido excepto las propias conversaciones (o tertulias, más bien) de los participantes, y a través de ellas se puede llegar a conocer bastante bien a la otra persona e incluso intuir si hay alguna afinidad con ella.

Los blogs no son tan interactivos, pero el sistema de comentarios permite un intercambio enriquecedor, y los artículos siempre le dejan a uno la posibilidad de exponer sus ideas, como hago yo ahora, y no sólo unas fotos y unos datos. Esa es la verdadera comunicación que crea contactos entre las personas. Myspace, en cambio, está condenado a ser un saco de grupillos de música mediocres.

1 comentario:

La interrogación dijo...

A mi tampoco me llaman estas redes sociales. No sé muy bien para qué sirven o qué se pretende.
Yo conozco gente mucho más interesante a través de los blogs y no necesito ver sus estúpidas fotos...

Un beso